¿Cuál es la confesión de Fe de Teshuvah?

Aunque Teshuvah reconoce el papel positivo que han tenido y tienen las confesiones de fe, manifiesta, sin embargo, que su sometimiento único y exclusivo es a la Palabra de Dios como regla suficiente e inerrante de fe y de conducta.  Así considera:

  1. Que Dios se ha revelado en la Biblia – Antiguo y Nuevo Testamento – que ha preservado de manera íntegra e inerrante Su Palabra y que esa Palabra es la única regla de fe y conducta.  Teshuvah afirma así el principio de Sola Scriptura.

  2. Que Dios existe eternamente en tres personas – Padre, Hijo y Espíritu Santo.

  3. Que Jesús es el mesías e Hijo de Dios, el Hijo del hombre y el Siervo de YHVH, el Señor y Salvador además del único mediador entre Dios y los hombres y el único nombre en que podemos ser salvos. Teshuvah afirma así el principio de Solo Christo.

  4. Que el género humano tanto individual como colectivamente es pecador, no alcanza la gloria de Dios y es incapaz de salvarse por sus obras o recurriendo a sacramentos, ceremonias o ritos. Al igual que la moneda perdida por la mujer o la oveja perdida de las que nos habla el capítulo 15 de Lucas, la salvación nunca puede brotar del ser humano sino que la única salvación se opera cuando Dios busca al ser humano perdido, lo halla y lo redime.

  5. Que la salvación es un resultado de la pura y gratuita gracia de Dios y que es obtenida de manera gratuita e inmerecida mediante la aceptación por la fe del sacrificio expiatorio de Cristo en la cruz.  La justificación es, pues, como enseña la Biblia por la fe sin las obras.  Teshuvah afirma así los principios reformados de Sola Gratia y Sola fide.

  6. Que las buenas obras forman parte de la vida del creyente y que no lo justifican, pero sí permiten ver que ha sido justificado.  El verdadero cristiano no hace obras para salvarse sino porque ya ha sido salvado y desea manifestar su gratitud y su obediencia a su Señor y Salvador.

  7. Que la iglesia de Cristo es, localmente, los grupos de creyentes que se reúnen para estudiar la Palabra, orar, partir el pan y vivir según las enseñanzas de la Biblia y, universalmente, el cuerpo de Cristo cuya única cabeza es Cristo y cuyos miembros son los creyentes que han experimentado una conversión o nuevo nacimiento y no los simplemente afiliados a una entidad religiosa que se denomina cristiana.  

  8. Que en el seno de la iglesia de Cristo se practican las dos ordenanzas que dejó establecidas, a saber, el bautismo y la cena del Señor o partimiento del pan.

  9.  Que esa iglesia cuya única cabeza es Cristo es guiada por el Espíritu Santo siempre en obediencia y armonía a lo contenido en las Escrituras ya que no es posible la contradicción entre el impulso verdadero del Espíritu Santo y lo contenido en las Escrituras que El inspiró.

  10. Que Cristo regresará y juzgará a vivos y a muertos y mientras que los salvos disfrutarán de la vida eterna, los no salvos se sumirán en la condenación eterna.